INICIO LEYENDAS HISTORIAS MITOS

Leyenda de la ensabanada


En una tarde lluviosa, una ambulancia llegó a toda prisa al hospital de la región, avanzó por la entrada hasta la parte de urgencias, donde tres hombres bajaron una camilla que llevaba a una mujer que se quejaba y sudaba copiosamente.

Posteriormente se encontró en el pequeño quirófano atendida por dos enfermeras y un médico. Estaba a punto de dar a luz.

Leyenda la ensabanada

En lo que la revisaban, también verificaban si se encontraba dado de alta su esposo como trabajador de la empresa, para poder tener servicio médico. Los minutos pasaban silenciosos y lentos para la pobre mujer que sólo se quejaba.

Después de un rato, el médico ordenó que la dejaran descansar aún más, porque su dilatación todavía no era la adecuada y dentro de su periodo de gestación aún faltaba una semana. Así que fue pasada al pabellón de maternidad, al cuarto número diez, que por cierto esa noche se encontraba sin paciente.

Por la noche, la mujer se encontraba dormitando, eran cerca de las doce, todo el pabellón se encontraba en silencio, mientras en el cuarto de enfermería y recepción se encontraban festejando el cumpleaños de un médico, con un pequeño refrigerio y pastel.

Algo la había despertado, inquieta, se pasó la mano por su frente y comenzó a jadear, contando la duración del dolor que sintió primero, volvió a repetir otra vez pero con mayor fuerza. Comenzó a quejarse y a gritar, pasaron algunos minutos, más largos de los que nunca había vivido… pero parecía que no había nadie , sólo el eco de sus lamentos.

Empezó con intentos a tratar de pararse para pedir ayuda, pero sólo logró caer de lado, cuando escuchó que la puerta se abría…

- ¡Hola! Cálmese señora, en un momento yo le ayudo.

Sanatorio Metepec Atlixco Puebla @metepecmonumento

Sintió un gran alivio y descanso; dentro de su dolor lacerante sólo notó que hacía mucho más frío, como si estuviera helando.

- A ver, trate de respirar cuando yo le diga.

Después de palabras de aliento y consuelo, recibió las indicaciones para expulsar y tener un parto adecuado.

Pasaron largos minutos atendida por la enfermera de tez blanca y mirada triste, sólo la sonrisa como mueca le hacía ver bien su rostro pálido.

Al cabo de un tiempo el bebé había nacido, lo envolvió y lo acercó hacia ella. Fue cuando le dijo:

- Cuídalo mucho, ahorita regreso.

Salió sin hacer un solo ruido, tomó el montón de sábanas y se alejó, no se escucharon pasos, sólo la puerta al abrir.

Al poco rato escuchó pasos y voces; llegaron dos enfermeras que se quedaron estupefactas y asombradas. Con gritos llamaron al médico y procedieron a preguntarle qué había pasado.

La señora les contó todo lo que sucedió y les pidió que llamaran a la enfermera que la había asistido.

Después que pasaron las ocho enfermeras, los camilleros y dos médicos, la señora insistía que no era ninguno de ellos, todos mostraron desconcierto y extrañeza, ¿quién la había atendido entonces?

Al día siguiente, después de recibir el alta médica, la señora salía con el apoyo de su esposo, y al pasar frente a la dirección, quedó mirando la fotografía que estaba colgada en la pared. De inmediato preguntó a la secretaria:

- Disculpe señorita, ¿dónde puedo encontrar a esta enfermera?

Después de ver la foto, la secretaria le contestó extrañada y triste:

- Lo lamento mucho señora, pero no creo que eso pueda suceder, ¿usted la conoce?

- Claro que la conozco, ella me atendió anoche en mi parto.

- Lo siento señora, pero eso no es posible, ella murió hace un año en el pabellón de maternidad, en el cuarto número diez, fue tan lamentable… Probablemente usted la confunde. Si me permite, tengo que seguir trabajando.

La señora no tuvo más remedio que despedirse con la cara llena de desconcierto y extrañeza.


Fuente: Prof. Guillermo Molina Reyes






También te puede interesar:

Obras de Aurora Reyes

Obras de Aurora Reyes

Reto en el panteón

Cementerio

El triángulo de Las Bermudas

El triángulo de Las Bermudas

El chalequero, asesino serial

El Chalequero

La leyenda del charro negro

La leyenda del charro negro

Fechas para poner ofrendas

Fechas para poner ofrendas

Quién fue Joaquín Murrieta

El Chalequero

Leyenda de la ensabanada

Leyenda de la ensabanada

www.000webhost.com